Saltar al contenido
ESGRIMA HISTÓRICA en Vigo | Sala Viguesa de Esgrima Antiga – SVEA

CÓMO HACER UN BROQUEL DE I.33 (2022)

CONSTRUCCIÓN DE UN PEQUEÑO ESCUDO PARA COMBATE DE ESPADA Y BROQUEL

Autor: Rodrigo Presa Gómez

En este tutorial se muestra cómo hacer un pequeño escudo de I.33 para la práctica de HEMA, en la modalidad de espada y broquel. Este es totalmente apto tanto para recreación como para combates con armas negras.

1.- MATERIALES

  • 1 plato de madera cóncavo (de los vendidos en la tan conocida gran superficie).
  • Tornillos de diferente tamaño.
  • Pegamento de madera.
  • 1 umbo de acero.
  • 2 Trozos de tela blanca de 50×50 cm aprox.

2.- HERRAMIENTAS

  • Sierra de calar.
  • Taladro.
  • Brocas para madera.
  • Lima para madera.
  • Papeles de lija de varios tipos de grano.
  • Pintura y pinceles.

3.- PREPARACIÓN DEL PLATO

Tomaremos el plato y le haremos un agujero grande con broca para madera de 18 ó 22 mm, suficiente para poder meter unos alicates y empezar a agrandar más el agujero. Con movimientos de vaivén del alicate vamos arrancando “aros de cebolla” hasta llegar al aro que sirve de base del plato. Hasta aquí ya sería suficiente. El aro de la base también lo quitamos. Para terminar, con ayuda de una lima y papel de lija, repasaremos el borde del agujero para eliminar las rebabas.

4.- PEGADO DE LA TELA

Empezaremos pegando la tela de la parte cóncava del plato. Para ello aplicaremos generosamente la cola y la distribuiremos sobre el mismo. Podemos ayudarnos de un pequeño rodillo para ello. Luego tomaremos la tela y la estiraremos sobre el plato. Hecho esto, cortaremos radialmente la parte central del plato, donde coincide con el agujero, y empezaremos a presionar con los dedos sin parar, para eliminar cualquier bolsa de aire y/o pegamento que quede.

La tela sobrante del exterior la cortaremos dejando unos 2 ó 3 cm para que, una vez esté bien pegada la tela del plato, doblemos este sobrante y lo peguemos sobre la parte trasera. Repetiremos el proceso por el lado convexo del plato.

Una vez que esté pegada la tela buscaremos la posición del umbo, es decir, buscar el lugar exacto donde queremos hacer los agujeros para hacerlos coincidir con los que vienen en el umbo. Centraremos este sobre la parte cóncava del plato y, con ayuda de un lápiz u otro útil de dibujo, marcaremos donde tenemos que furar con el taladro. Este punto es muy importante ya que el lápiz (o mismo un punzón), lo tenemos que poner PERPENDICULAR a la base del umbo que, como puedes observar en el dibujo anexo, está ligeramente inclinado.

En la siguiente foto se puede observar el perímetro del umbo y los 4 agujeros ya realizados:

5.- PINTADO

En el siguiente paso podemos decorar, si queremos, el broquel como queramos. Yo me he decantado por un motivo geométrico usando sólo dos colores. Luego, por detrás, ya lo he pintado de un solo color. Para ello he utilizado pintura acrílica. A continuación unas fotos del proceso:

Además de las figuras geométricas, también se le puede dibujar algún otro elemento, como figuras humanas, de animales, o incluso letras, aunque se hace algo más complicado al ser la superficie a dibujar estrecha y circular.

6.- CANTEADO

Para el canteado usaremos cuero. El tipo elegido nos influirá en mayor o menor medida en la durabilidad del mismo. En mi caso he utilizado cuero de potro de unos 2 mm de grosor, pero si es más grueso mejor. Hay que tener en cuenta que ya de un principio teníamos 2 capas de tela encolada en el canto. Yo le sumé una tercera (le pegué una tira de la misma tela de 3 cm de ancho).

El cuero lo cortaremos en tiras de unos 5 cm de ancho (si conseguimos una sola tira pues mejor). Esta tira la sumergiremos en agua durante unos segundos para que se empape. Luego, con una toalla, retiraremos el exceso de agua (que no gotee). Con todo esto vamos presentando el cuero para que vaya tomando la forma. Aplicaremos cola blanca, la suficiente para que no quede ningún hueco, pero no en exceso para que no nos rezume (si lo hace no pasa nada, la quitamos con un útil, o incluso con el dedo, y continuamos). A medida que aplicamos, vamos sujetando con pinzas. Haremos así hasta que tengamos toda la tira pegada.

Al estar el cuero húmedo, tardará algo más en secar la cola. A los 5-10 min vamos retirando alguna pinza y con los dedos vamos apretando el cuero para que desaparezca cualquier doblez y el cuero se vaya adaptando completamente a la curvatura del plato.

Con mi broquel, como a mí me gusta que el canto esté bien protegido, y el cuero no era del grosor que a mí me gustaba, le apliqué una segunda capa de cuero después de que estuviese bien seca la primera capa.

A continuación un par de detalles de como «monto» el extremo final de la tira de cuero sobre el inicio del mismo. Lógicamente queda algo más grueso en ese unto, pero no pasa nada.

7.- ASA DEL BROQUEL

Para el asa del broquel he creado varios tipos y utilizado distintos materiales, que detallo a continuación:

7.1.- ASA DE MADERA

Para este primer tipo he usado un tarugo de madera al cual le he dibujado la forma que quería antes de empezar a desbastarlo con la lima. He tenido especial cuidado en la inclinación propia del plato para que se adapte perfectamente al mismo. La parte central, donde se empuña la mano, la he redondeado.

En la parte visible por donde van la tuerca he ampliado, a 4 mm de profundidad, el agujero inicial para que la tuerca quede enrasada.

Otra asa de madera, un poco más elaborada, es la que muestro a continuación, en la que los extremos se ha optado por una forma de «pica». A base de experiencia, y a petición del usuario, se ha comprobado que este «saliente» en el extremo del asa ayuda al tirador a iniciar el giro del broquel (en el plano vertical) con el dedo pulgar.

7.2.- ASA DE ALUMINIO Y MADERA

Para este otro tipo, he cortado una tira de aluminio de unos 28 mm de ancho por 20 cm de largo. Los extremos los he plegado un ángulo para que se adaptase a la inclinación del plato. Luego se cortan dos trozos de madera para el asa, de longitud el diámetro practicado en el plato y, con ayuda de una lima, redondeamos longitudinalmente sus cantos.

Al aluminio, en la parte central donde van a ir pegados los trozos de madera, les he practicado unos agujeros (4-6) de unos 6 mm de diámetro para que la cola blanca entre en contacto entre los dos trozos de madera y darle más solidez. Una vez que esté seco el conjunto, y con ayuda de la lima al principio, y posteriormente con papel de lija, le vamos terminando de dar la forma redondeada. Por último, podemos dejarlo así, barnizarlo, encordarlo, meterle un trozo de cuero,…

7.3.- ASA DE COBRE

Para este otro tipo de asa he usado un trozo de tubo de cobre al que le he dado forma a base de martillazos y tornillo de mesa. Se corta un trozo de tubo de unos 20 cm y se aplasta los extremos dejando sin aplastar el equivalente al diámetro del agujero del plato. Se dan un par de dobleces a la parte aplastada y se realizan los correspondientes agujeros para asirlo al plato.

7.4.- FIJACIÓN DEL ASA

Como ya contábamos al principio, tenemos que tener especial cuidado a la hora de perforar los diferentes elementos, ya que existe un ángulo de entrada fijada por la inclinación de la base del umbo: la base de la cabeza del tornillo ha de quedar a paño con el umbo.

Una vez que tenemos el tornillo metido, usaremos arandelas de presión antes de meter la tuerca. La arandela la situaremos de tal manera que la parte abierta sea la primera que toque la tuerca, y esta se irá apretando con cuidado hasta que haga tope y que quede suficientemente apretado. Si apretamos demasiado podemos quebrar el plato en el punto de unión.

Haremos así con los 4 tornillos, teniendo en cuenta que los agujeros del asa los habremos hecho con la nueva medida reducida y originada por el ángulo de entrada de los tornillos.

El sobrante de los tornillos lo cortaremos con una sierra para metal. Luego, con la masa de dos componentes, haremos un capuchón y taparemos el conjunto tornillo-tuerca que asoma, para que no nos roce alguna rebaba y de más solidez al conjunto. Este último lo podemos pintar del mismo color que la trasera.

En el caso de usar asas de madera, además de usar la tornillería, yo siempre las pego con cola blanca al propio plato. Por otro lado, además de realizar el agujero del diámetro del tornillo, se puede perforar, con una broca un poco más ancha que el diámetro del mismo, y apenas unos 3-4 mm de profundidad, para enrasar la tuerca (como ya comenté anteriormente). Luego se tapa con un pequeño círculo de madera realizado, por ejemplo, con un palo de los de helado y un poco de cola. Otra forma de tapar ese tornillo-tuerca sería meterle un capuchón de madera. En el siguiente foto se puede ver lo comentado:

8.- OTRA DECORACIÓN

Aunque el broquel tiene poco espacio para decorarlo, podemos «atacar» un par de sitios como es el umbo o incluso la parte trasera, que aunque es la menos visible, tiene bastante sitio.

En el caso del umbo, se puede dibujar un motivo geométrico u de otro tipo. En el ejemplo siguiente yo he optado por un dibujo sacado del Libro de Kells, que lo plasmo con rotulador indeleble en el mismo. Luego con ayuda de una dremmel o similar, voy perfilando el dibujo en el umbo (hay que tener buen pulso para no resbalar sobre la superficie esférica).

Luego, para que el motivo destaque mejor sobre el metal, le froto pintura sobre las líneas grabadas y, antes de que seque y con ayuda de una servilleta de papel, le froto sobre toda la superficie. La pintura que esté en el interior de los surcos del grabado prevalecerá y, el resto, se irá con la servilleta de papel. Es posible que se tenga que repetir este proceso en las zonas en las que no haya quedado bien.

9.- BROQUEL TERMINADO

Finalmente el broquel quedaría como en las fotos de más abajo. Estas están tomadas después de 2 años de haber sido fabricado, con un uso continuado, por lo que se ve como ha quedado. Indicar que nunca se ha llegado a cambiar el cuero, por lo que ha aguantado bastante bien.

Puntualmente, y si se ve que aparece algún jirón de cuero a punto de caerse como consecuencia de algún espadazo, se puede in perfectamente pegando con la cola de madera e, incluso, aplicarlo a todo el canteado. A mí me ha funcionado.

Otros ejemplos de broqueles serían:


MÁS ARTÍCULOS RELACIONADOS