Saltar al contenido
ESGRIMA HISTÓRICA en Vigo | Sala Viguesa de Esgrima Antiga – SVEA

CÓMO HACER UN SCUTUM DE LEGIONARIO ROMANO (2022)

CREAR UN ESCUDO DE LEGIONARIO ROMANO

Autor: Rodrigo Presa Gómez

En este tutorial se muestra cómo hacer un SCUTUM, el escudo utilizado por los legionarios romanos en la antigüedad. Este es totalmente apto tanto para recreación como para combates con armas negras.

1.- MATERIALES

  • 3 planchas de 3 mm de espesor de contrachapado ya encoladas y curvadas (ver tutorial de cómo curvar planchas a partir de una prensa).
  • Tornillos de diferente tamaño.
  • Puntas de 9 mm de largo.
  • Pegamento de madera.
  • 1 umbo de latón con base cuadrada.
  • 2 Trozos de tela blanca de 120×90 cm aprox..
  • Pintura roja, blanca, amarilla y negra.

2.- HERRAMIENTAS

  • Sierra de calar.
  • Taladro.
  • Brocas de madera.
  • Lima.
  • Papeles de lija de varios tipos de grano.
  • Rodillo pequeño para aplicar el pegamento y la pintura.

3.- DAR FORMA AL TABLERO

3.1. RECORTE DE LAS ESQUINAS

Una vez que ya tengo las planchas de contrachapado pegadas y con la forma curvada que le hace tan característico (ver tutorial de cómo curvar planchas a partir de un prensa), lo que hago a continuación es «redondear» las esquinas con la ayuda de la sierra de calar, con un radio aproximado de unos 6 cm. 

3.2.- RECORTE DEL ASA

A continuación «recortaremos» en la parte central un par de agujeros, para así crear el asa con la que sujetaremos el scutum. Yo le he dado las siguientes medidas (ver fotografía), suficientes para meter mi mano y que esta quede oculta por el umbo que posteriormente colocaremos. La parte de 5,5 cm correspondería a la posición de los nudillos de la mano.

3.3.- PREPARACIÓN DEL UMBO

El umbo que tenemos, de base cuadrada, tiene que adaptarse a la curvatura del scutum, por lo que antes de colocarlo, lo que hice fue perforarlo con un taladro para crear los agujeros equidistantes por donde pasaría los tornillos, e ir atornillándolo a tres de las «costillas» del armazón para que fuese doblando. Si hiciese esto contra la plancha de contrachapado de 9 mm, esta acabaría cediendo, ya que el latón junto con la semiesfera se hace difícil doblarlo. Los tornillos que uso tienen «trampa»; son verdaderamente tornillos a los que luego se les enrosca un embellecedor, por lo que desde fuera parecen clavos remachados (lógicamente se pueden elegir otras formas de fijarlo).

4.- PEGADO DE LA TELA

A continuación se pegará la tela a ambos lados del scutum. Para ello nos ayudaremos del rodillo para extender la cola blanca que usaremos.

5.- PEGADO DE LOS REFUERZOS

Por la parte interior irán unas tiras de contrachapado de 3 mm de espesor que le darán más consistencia al scutum. Estos refuerzos, si los pongo antes de pegar la tela, quedarán bien pegados a la madera, pero la tela que pegue posteriormente quedará mal estirada al no ser una superficie lisa. Pero si pego primero la tela y luego las tiras de madera, estas estarán pegadas a la tela y no al scutum propiamente dicho.

Es por ello que opté por la siguiente solución: una vez pegada la tela, y con ayuda de un cúter, fui cortando tiras de tela más estrechas que los refuerzos de madera allí donde iban a ser pegados. La disposición de estos refuerzos es la siguiente:

Y la forma de ir cortando las tiras de tela e ir pegando laos refuerzos lo ilustro con las siguientes imágenes. En la primera de ellas se puede ver los 7 recortes de la tela que hice en una de ellas y luego el refuerzo de madera pegado encima. Así dichos refuerzos van pegados directamente a la madera.

Una vez que termino de pegar los refuerzos, los remato clavándoles unas puntas de no más de 10 mm de largo, para que no me sobrepasen el grosor del scutum.

Finalmente también encolo y pego la tela de la parte delantera. Para un mejor acabado, primero enrollo la tela y luego la voy desenrollando sobre la superficie del scutum a medida que voy ejerciendo una presión suave pero firme, para que no quede ninguna «burbuja».

El resultado final es el que se muestra a continuación:

6.- DIBUJO DEL SCUTUM

6.1.- Diseño y preparación del emblema

Lo primero de todo es elegir qué es lo que vamos a dibujar en nuestro scutum, es decir, el emblema que se va a lucir. Yo opté por el más clásico y vistoso, que son las eternas alas de águila. Buceé un poco por la red y encontré unas que me gustaron. Las imprimí, amplié y adapté al tamaño y forma del scutum. Incluso con unas pinturas de cera lo coloreé un poco para ver cuál era el efecto.

Para saber cómo quedaba realmente lo pegué al scutum y calculé el ángulo necesario para que me cupiesen las flechas y el marco. Una vez elegido el lugar idóneo, deslicé papel de calco por debajo de la plantilla y traspasé el dibujo al scutum. De igual forma lo hice para las otras partes.

En el caso de las flechas y los dos marcos hice igual, dibujar el boceto, posicionarlo, y aplicarlo sobre el scutum con papel de calco. Estos, al componerse de rectas, son más fáciles de dibujar (para ello lo mejor es usar la clásica regla).

6.2.- PINTADO DEL SCUTUM

Una vez que ya tenemos dibujado el emblema, ahora sólo queda darle el color. Yo utilicé la acrílica de toda la vida. Para ello empecé primero por los colores más claros, seguidos por los más oscuros. Terminado el emblema (alas, flechas y marcos), se pasa a dar color al resto del scutum con el rojo.

A continuación muestro una serie de fotos mostrando el proceso (una imagen vale más que mil palabras y, si son varias, mejor, je, je).

Después de darle el «amarillo limón» al plumaje, continué con el naranja. Con esto consigo destacar mucho mejor las plumas del ala, y queda más vistoso.

Como ya os comentaba antes, una vez que acabo con el emblema, ya finalizo pintando el resto con rojo. Al principio había pensado pintarlo primero todo de color rojo con un rodillo y luego pintar el emblema sobre este, pero había leído en algún sitio que el color amarillo «perdía» bastante luminosidad al tener una base tan oscura como el rojo, e igual tenía que darle varias capas. En fin, no me quise arriesgar y opté por el método tradicional. Al final del todo, tanto el ala como las flechas y los marcos, los perfilé con negro para resaltar mejor las formas. 

7.- CANTEADO

Finalmente tocaba rematar la faena con el «canteado» del scutum. La mayoría de los que venden cuentan con un canteado realizado en latón. Me pareció muy laborioso y, por lo que tengo entendido, estos acabados los solían llevar los scutum que se usaban en ceremonias u otro tipo de eventos. Es por ello que elegí el realizarlo en cuero.

Corté tiras largas, de un ancho apropiado, y con la misma cola blanca las fui pegando. Para sujetarlas usé pinzas para la ropa.

Una vez acabado, el resultado es el siguiente. A mayores se puede perforar con una broca pequeña y pasar hilo encerado, a modo de «costura».

8.- RESULTADO FINAL

Una vez acabado, se monta el umbo y… a lucir scutum!!!!

Espero que os haya gustado el tutorial y dejar un comentario sobre vuestra opinión.


MÁS ARTÍCULOS RELACIONADOS