Saltar al contenido
ESGRIMA HISTÓRICA en Vigo | Sala Viguesa de Esgrima Antiga – SVEA

CÓMO HACER UNA ESPADA PARA USAR EN CASA (2020)

CONSTRUIR UN SIMULADOR DE MANO Y MEDIA PASO A PASO

Autor: Rodrigo Presa Gómez

En este tutorial se muestra cómo hacer una espada de entrenamiento para poder practicar en el interior de tu casa, y sin los problemas limitantes por altura, con prácticamente las mismas características de peso, punto de equilibrio y agarre, pero con una hoja muy reducida.

1.- MATERIALES

  • 1 listón de hierro de 100×3 cm, con un grosor de 3 mm.
  • 1 tubo de sección cuadrada de 10×10 mm.
  • Tornillos de diferente tamaño.
  • Piezas de plomo para pescar, de distinto peso.
  • Pegamento de madera.
  • Masilla epoxi.
  • Cuerda, cuero o similar para el mango.

2.- HERRAMIENTAS

  • Sierra de calar con hojas para metal.
  • Taladro.
  • Brocas de metal y madera.
  • Lima de metal y madera.
  • Martillo.
  • Papeles de lija de varios tipos de grano.

3.- CORTE PIEZAS METÁLICAS

En primer lugar empezaríamos con la preparación del corte del listón de hierro. Para ello partiremos del siguiente croquis, con las medidas de los diferentes cortes, así como de los diferentes orificios que tenemos que realizar. Lógicamente, las medidas pueden variarse a gusto de la persona. En el dibujo también está el arriaz.

3.1- HOJA Y EMPUÑADURA DE LA ESPADA

Para la hoja de la espada puedes usar la sierra de calar o una sierra de mano, pero ambas usando una hoja para cortar metales. Con paciencia iremos realizando los cortes precisos para dar forma a la espiga donde iría el pomo y así como la empuñadura. Las rebabas que aparezcan las eliminaremos con una lima para metal.

Con el taladro y una broca de unos 4 o 5 mm (según el tornillo que usemos) realizaremos 3 agujeros según el croquis anterior.

Cortaremos también dos piezas de madera de 21×3 cm y unos 5 mm de grosor. Serán las cachas del mango de nuestro simulador.

3.2- ARRIAZ DE LA ESPADA

Para el arriaz usaremos el tubo de sección cuadrada y lo cortaremos con la sierra para metal a la longitud indicada. En la parte central de la misma, y con ayuda del taladro y una lima para metal, se realizará una perforación pasante en el punto medio de la misma, lo más aproximado a las medidas de 30×3 mm, que son las de la pletina de hierro. Las herramientas que tengo igual no son muy adecuadas para ello y seguro que existe alguna otra herramienta que logrará realizar está perforación mucho mejor. Por ahí es por donde deberá pasar la hoja de la espada.

4.- EMSAMBLAJE Y FIJACIÓN

A los listones de madera también les practicaremos los mismos orificios. Aunque los pegaremos con cola, la idea es que podamos meter el conjunto tornillo+tuerca para la fijación total de los mismos. Es MUY importante que tanto la cabeza del tornillo como la tuerca queden “embebidos” dentro de la madera, y que no sobresalgan, ya que sería muy molesto notar en nuestras manos esas prominencias salientes.

Una vez que tengamos todo el conjunto fijado, le aplicaremos la lima de madera para devastar y dar forma al mango. Aquí cada uno es libre de dar la forma que quiera y el grosor final. A esto último hay que tener en cuenta que hay que desbastar algo más de lo normal ya que, al final, se le meterá la cuerda, lo que hará que el grosor del mango crezca. Otra cosa es que, en lugar de la cuerda, se le meta una tira fina de cuero o similar.

A continuación se puede observar las cachas desmontadas pero con la forma final:

Una vez que tengamos las cachas pegadas y fijadas con los tornillos, ensamblaremos el arriaz. Meteremos por el orificio practicado la hoja de la espada hasta el listón de madera. Para su fijación se practicarán dos agujeros por el arriaz pasantes con la espiga. Por esos agujeros meteremos sendos remaches.

5.- POMO DE LA ESPADA

Para el pomo de la espada usaremos piezas de plomo de pesca. Existe un modelo que se parece al pomo en forma de pera, por lo que vienen muy bien para lo que queremos. Yo he usado plomo ya que su peso me resulta muy útil para compensar la falta de la hoja de la espada.

Con la sierra de metal lo corté longitudinalmente tal como se aprecia en la foto:

Luego realizaremos un par de agujeros en la espiga de la espada, presentamos las dos mitades del plomo y también lo perforamos haciéndolas coincidir. Uniremos todo el conjunto con tornillo+tuerca. De igual forma haremos tal que tanto la cabeza del tornillo como la tuerca queden “embebidos” dentro del plomo, y que no “asomen”.

6.- APLICACIÓN DE LA MASILLA

Con la masilla epoxi usaremos unos guantes de látex, ya que en las indicaciones de la misma se indica que es irritante. Siguiendo las indicaciones del fabricante, mezclaremos las dos piezas hasta tener una mezcla más blanda que el producto inicial y de un color homogéneo. Entonces rápidamente, y antes de que se seque, la aplicaremos sobre el pomo extendiéndola bien y haciendo que ocupe todas las grietas e intersticios existentes.

Una vez que acabemos, y se seque, todo el conjunto adquirirá una dureza considerable. Con ayuda de la lima de madera y lijas de diferente grano, quitaremos el sobrante y la puliremos hasta dejar el conjunto totalmente liso y uniforme.

En la siguiente foto muestro un resultado con otro tipo de pomo:

7.- CONTRAPESO DE PLOMO

Para conseguir un punto de equilibrio óptimo, esto es, a unos 8-9 cm del arriaz, necesitamos contrapesar el peso del mango con peso en el extremo opuesto. Para ello usaremos piezas de plomo rectangulares, las cuales las fijaremos igualmente con tornillería pasante. En esta parte tendremos, al igual que un balancín, fijar un punto de apoyo, e ir metiendo peso hasta que quede en equilibrio. Una vez que sepamos el plomo más tornillería a meter, la fijaremos.

En la siguiente foto se puede ver una de las dos piezas de plomo introducidas:

8.- ENCORDADO DEL MANGO

Para acabar, con una cuerda o con cuero, procederemos a cubrir el mango. Iremos vertiendo cola para madera a medida que vamos encordando y así queda mejor fijada.

9.- RESULTADO FINAL

El resultado es bastante óptimo y, sobre todo, muy económico (no más de 20€), y te saca de apuros cuando no puedes ir a la sala para entrenar por cualquier motivo.

En la foto siguiente, en el que aparece el otro modelo de simulador, se puede observar un pequeño “escudo” que le soldé para cargarla con un poco más de peso y que, a priori, no influye nada al estar prácticamente en el punto de equilibrio.